sábado, 8 de septiembre de 2012

3 de la mañana

Me desperté a las 3 de la mañana, traspirando, enfurecida por algo irreal, sofocada por la presión, angustiada y asustada, con ganas de no volver  a las tinieblas de ese sueño, con ganas de romper.

La noche estaba estrellada y las estrellas siempre se aprecian mejor de madrugada,  camine hasta un parque cerca de casa donde sabía que  estaría quien esa noche quería encontrar, trace un círculo en el barro seco, tome una botella de vodka vacia y fui directo hacia él, él era el demonio que no daba la cara en mis sueños, Allí estaba esperándome, rompí  la botella de vodka y clave un pedazo de aquella botella en su garganta, no pudo creer que lo haya ido a buscar, en mis sueños yo solía escapar, pero esta vez no.. Clave otro pedazo de vidrio en su ojo y al fin lo mate.
Llegue nuevamente  a mi casa, Prendí  fuego las sabanas, también prendí fuego el calendario para no tener noción del día en que ya no volveré a ser yo y me acoste a dormir en el piso  congelado para poder anestesiar mi bronca,no lo logre. Mi cuerpo temblaba, ya gastare todas mis energias en tratar de calentarme y despues no podre hacer mas nada, ahi es cuando el vacio de la muerte vendra por Mi. Pense- , Pero él Al fin no volverá a atormentarme, alfin  desaparecio, al fin lo mate.
Me desperto el sonido de la alarma de mi celular,eran las 9 de la mañana  y algunos destellos del sol entraban por mi persiana, me di cuenta que todo habia sido un simple sueño, pero me levante del suelo congelado y mis manos olian a  vodka .

2 comentarios:

  1. Muy bueno!! Me encantó el final.

    un abraXo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Marii,mientras leía me asusté por ti, pero cuando llegué al final respiré.
    Me encanta que escribas tanto..porque lo haces muy bien.
    Un beso:)

    ResponderEliminar