martes, 4 de septiembre de 2012

La fe.



En estos tiempos que vivimos tan deprisa, que difícil prestarle atención a esas pequeñas cosas con las que convivimos días tras día; El sol que sale cada mañana, los pájaros que cantan desde temprano, los abuelos caminando de la mano por el parque,  los arboles que van floreciendo anunciando la primavera,Apreciar El cielo y sus maravillas, que difícil ver estas cosas en un mundo que no condena la injusticia sino el fracaso. 

Viernes 

Era una tarde soleada, unos años atrás. Estaba en el centro tomando un helado, esperando a Mama  para ir a disfrutar de un comienzo de finde semana.  Ella se retraso; La gente caminaba mientras un niño de la calle con nomas de 7 años corría con su bolsita de poxiran y se acercaba a las personas, las cuales salían a paso rápido espantadas por el aliento a pegamento, en un momento parecía que el niño quería arrancarse las ropas y quizás también  su cabello. Él seguro no veia esperanza.

_ Llegue hija, se me iso tarde. Dijo mama
La mire tristemente
_paso algo? Pregunto.
_Nada, la fe no se pierde,no?.
_Nunca. Tengo ganas de comer helado yo también, pero hay otras prioridades y no hay dinero.
_ Si no lo tenemos, creamos que si lo tenemos.No hay que quejarse por lo que no se tiene, venimos al mundo desnudos,sin nada. -le dije-
Empezamos a caminar, me detuve y escribí en una pared cualquiera:

“Si no crees  se puede perder un juego cuando ya casi esta ganado”

Porque después de todo de eso se trata, de “creer”. 

3 comentarios:

  1. Creer en lo que te haga feliz eso no significa, que haya que creer en cosas divinas, o en grandes riquezas.
    Hay veces que como dices en un soplo de viento, en el cambio de estaacion, encuentras cosas que no se le dan valor.
    Estoy contigo amiga.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. En lo único que tengo fé es en mí mismo, y en nuestro amor!♥

    ResponderEliminar